Apagar, suspender o hibernar?


En este artículo intentaré explicar desde mi punto de vista y experiencia  si es mejor apagar, suspender o hibernar un PC, ya sea portátil o de escritorio.

Lo primero que debemos saber es qué hace cada uno.

Apagar Windows

Al presionar el botón Apagar en Windows, el equipo se apaga completamente terminando o cerrando todos los programas que se encuentran en ejecución.

Para apagar el equipo debemos ir al menú Inicio – Inicio/Apagado – Apagar.

Suspender Windows

Según la página de Microsoft, esta opción consume muy poca energía y el equipo se inicia más rápido que al encenderlo después de un apagado.

Lo bueno de la suspensión es que guarda automáticamente todo el trabajo y estado de aplicaciones y apaga el equipo. Luego al encender nuevamente el PC, éste se abrirá rápido y de la misma forma en que se suspendió, o sea, con las aplicaciones abiertas desde la suspensión como si nunca se hubiera apagado.

Al suspender Windows, el estado actual del sistema se guarda en la memoria RAM por lo que existe un consumo, pero mínimo.

Para suspender el equipo debemos ir al menú Inicio – Inicio/Apagado – Suspender.

Hibernar Windows

La hibernación, según Microsoft, también consume poca energía (aunque no estoy del todo seguro por lo que explicaré más adelante). Además, como la suspensión, guarda automáticamente el estado actual del equipo y lo apaga. Al encenderlo, vuelve al mismo punto donde se apagó.

Al hibernar Windows, el estado actual del sistema se guarda en el disco duro, por lo mismo creo que no existe consumo de energía para este caso.

Para hibernar el equipo debemos ir al menú Inicio – Inicio/Apagado – Hibernar.

Es posible que esta opción no esté activada. Para activarla, presiona CTRL+R y escribe powercfg.cpl.

Al aceptar, se abrirá la ventana de las opciones de energía.

En esta ventana, dar clic en “Elegir la acción de los botones de inicio/apagado”.

En esta pantalla, dar clic a “Cambiar la configuración no disponible actualmente” para que se activen las opciones y seleccionar o desmarcar las opciones que deseemos. Guardar los cambios.

Para hibernar el equipo debemos ir al menú Inicio – Inicio/Apagado – Hibernar.

Cual utilizar?

Ya sabemos que realiza cada opción y ahora debemos tomar la decisión de elegir una. Sin embargo, esto dependerá de cuanto tiempo dejemos de utilizar el equipo.

Si el equipo lo dejarás de utilizar por varios días, creo que lo mejor es que lo dejes apagado y desenchufado para prevenir problemas de cortes de luz o cambios de voltaje mientras no te encuentres cerca.

Si el equipo lo dejarás de utilizar por un corto tiempo o tienes un portátil y tu batería se agota, lo más recomendable es utilizar la suspensión. De hecho, es la opción que viene por defecto para cuando dejas de utilizar por X período de tiempo el PC.

Al suspender el equipo, es posible (para el caso de los equipos de escritorio) desconectarlos de la corriente y este estado retiene la información. Sin embargo, según mi experiencia, he probado suspender un equipo de escritorio y desconectarlo de la corriente y no es posible retener el estado actual por muchas horas.

Si el equipo lo dejarás de utilizar por un período largo de horas (en mi caso, al dormir), creo que la recomendación es que utilices la hibernación. Además, es posible desconectar el equipo de la corriente y su estado actual se retiene por muchas horas.

Si al suspender o hibernar por un tiempo prolongado el equipo, notas que comienza a andar más lento, te recomiendo que lo reinicies. Esto hará que cualquier programa que se esté ejecutando en segundo plano se cierre y el equipo vuelve como si encendiera de un apagado.

Cuál utilizo?

Como ya se habrán dado cuenta yo utilizo la hibernación, ya que mantiene el estado actual del equipo por más horas que la suspensión y los archivos no se corrompen al estar directamente en el disco duro.

En cuanto a la velocidad del encendido, es prácticamente la misma que en la suspensión, ya que utilizo un SSD como disco principal.

El único inconveniente que podría tener la hibernación es que si no tienes mucho espacio en el disco duro del sistema operativo, utilizará un espacio valioso. Para ver el espacio utilizado por la hibernación, puedes ir a Configuración – Sistema – Almacenamiento – Almacenamiento local (Este equipo (por lo general el disco C:)).

Al dar clic en “Este equipo” se abrirá la siguiente pantalla.

Aquí debemos seleccionar “Sistema y reservado”.

Y podemos ver que en mi caso, el archivo de hiberación usa 3.17GB de disco duro.

Si por alguna razón deseas eliminar el archivo de hibernación (ya que no lo utilizarás por un tiempo), debes abrir la consola de Windows (CMD) con privilegios de administrador e introducir el siguiente comando:

powercfg.exe /hibernate off